martes, 9 de abril de 2013

Porque yo también quiero una tarta con mi nombre... ¡Tarta Pávlova!

¿Hay alguien por aquí, de los blogs, o algún hombre que me quiera infinitamente y le apetezca hacer una tarta y ponerle mi nombre? ¡Me conquistaría para siempre!

Bueno, mi nombre no porque ese ya está cogido, jeje,  pero... ¿Padilla? ¡Tarta Padilla! No queda mal del todo, ¿verdad? Pávlova tampoco es que sea muy gastronómico...


¿Y cómo sería una tarta dedicada para mi? Pues no os voy a engañar, todo lo contrario a esta...

Claro, esta es una tarta ligera. ¿Y sabéis por qué? Porque está dedicada a una bailarina, Anna Pávlova. ¿Cómo son las bailarinas? Pues la antítesis a mi. Son delgaditas y fibrosas, como este pastel ligero y cremoso por dentro y crujiente por fuera.

¿Os cuento cómo sería el mío? Ya os estaréis haciendo una idea...


El ingrediente principal de la Tarta Padilla sería, cómo no, el chocolate. ¿Qué chocolate? Pues chocolate con leche, y con algún toque de avellana. También podría llevar algo de jengibre, canela o cardamomo... ¡o las tres especias juntas! Y tendría que ser un bizcocho bien mojadito en almíbar, un almíbar hecho con crema de orujo, baileys, licor de chocolate... ¡por esa línea! Y relleno con alguna crema que tenga un punto ácido, como la fresa, la frambuesa, naranja,...

Dios, ya estoy salivando... ¿Os gusta mi tarta Padilla? No os riáis porque a más de uno de vosotros os está apeteciendo hacerla, ¿eh? ¡No me copiéis!


Pues mientras espero a que alguien me haga una tarta con mi nombre y con estas características os voy a contar cómo se hace esta.

Mientras os lo cuento tengo a mi lado a Guaci, mi amiga y socia, zampándose un trozo de ella... Bueno, dos trozos... Ah, no, que va a por el tercero... ¡Uy, voy a terminar pronto este post antes de que se la coma toda ella!

Como es de suponer... ¡está deliciosa! Es crujiente por fuera, cremosa por dentro y con un toque ácido de los frutos rojos. Y no os sintáis mal porque los frutos rojos son antioxidantes y son muy saludables (el que no se consuela...)


Pavlova con frutos del bosque

Ingredientes:


- 4 claras de huevo
- 200 gramos de azúcar
- 1/2 cucharadita de extracto o pasta de vainilla
- 1 cucharadita de vinagre de manzana o vino blanco
- 1/2 cucharada de harina fina de maíz (Maizena)
- 1 taza de nata para montar bien fría
- 2 y 1/2 cucharadas de azúcar
- 1 cucharada de Frambuesa en pasta de Home Chef (opcional)
- Frutos del bosque para decorar

Preparación:

Pre-calentamos el horno a 120ºC. Forramos una bandeja de horno con papel y dibujamos un círculo de unos 18 centímetros ayudándonos con un plato de postre. Nos servirá de guía después para extender el merengue.

Con una batidora de varillas montamos las claras. Primero a velocidad media y, cuando comience a tener picos suaves, añadimos los 200 gr de azúcar y subimos la velocidad al máximo hasta que tenga textura de turrón. Agregamos la vainilla y terminamos de mezclar. Con una espátula y con movimientos envolventes incorporamos la harina de maíz y el vinagre. Con la ayuda de una cuchara extendemos el merengue en la bandeja de horno, sin salirnos del círculo, dejando el borde más alto que el centro para luego rellenar. Horneamos durante 1 hora y 15 minutos. Luego apagaremos el horno, abriremos un poco la puerta y dejaremos enfriar el merengue completamente dentro sin sacarlo.

Cuando esté frío montamos la nata con una batidora de varillas eléctrica. Agregamos el azúcar a la nata cuando esté casi ya montada. Luego agregamos pasta de frambuesa y la incorporamos con una espátula. Extendemos la nata sobre el merengue y sobre él la fruta. Nos os preocupéis si se os rompe el centro, es por el peso. Podemos regar la fruta con azúcar glas utilizando un colador y, por supuesto, podéis poner la fruta que más os guste y apetezca.

¿Queréis verla por dentro?

¡Cremosa por dentro, crujiente por fuera!

Bueno, ya Guaci se ha comido casi toda la tarta mientras escribía, así que me consuelo mirando las fotos de esta entrada. ¡Bueno, así no engordo! (no engordo tanto...)



Os mando millones de besos y, ya sabéis, si a alguien se le ocurre hacer una tarta bajo mis requisitos... ¡que le ponga mi nombre, por favor!

¡Muaks y feliz semana!


37 comentarios:

  1. Qué pinta la pavlova, nunca he hecho una, me parece muy complicado que quede tan bien. Tu tarta podría ser muy parecida a la mía, excepto en lo del chocolate, yo lo pondría blanco, jeje. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Se llame como se llame tiene una tinta deliciosa. Nos encanta tu idea, ademas si es ligera mejor que mejor. Muchos besos.

    http://cocinandoconlaschachas.blogspot.com.es/2013/04/magdalenas-de-alto-copete-para-el.html

    ResponderEliminar
  3. Lo siento mucho pero me quedo con la Pávlova..... es que me gusta tanto....es una tarta de aquellas pendientes que no acaban de salir, pero ella quiere!!! Y ahora vas y la sacas tu. Que envidia!!
    Comprendo la que te gusta a ti, pero a mi dejame ésta.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No sé si quedarme con la pavlova o con el cake stand!!! jajaj! qué dilema! de donde es si se puede saber? :)

    Muuua!

    ResponderEliminar
  5. Deliciosa guapa!!!. jejeje siempre me río muchos con tus posts.

    Cuando acabe mi dieta, me pongo a hacerla.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Vaya pintaza, se me hace la boca agua!!

    ResponderEliminar
  7. Muy buena pinta! tu sigue probando y quiza consigas inventar una tarta que se haga tan famosa y podrás poner el nombre que quieras, jeje

    ResponderEliminar
  8. uauu! siempre que la veo me entran ganas de hacerla! a ver si me animo de una vezzzzzzz

    ResponderEliminar
  9. uf, creo que subí un kilo...
    http://inukares.blogspot.com/2013/04/panecillos-con-tomates-secados-al-sol.html

    ResponderEliminar
  10. Deliciosa, tiene una pinta espectacular.
    Las fotografías también son impresionantes.
    Bss

    ResponderEliminar
  11. Por el amor de Dios, ¡qué ricaaa!!!!
    Este corte se ve tan delicioso...
    De 10!!
    Un besito,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  12. Espectacular!. Menudo corte!!. Y menuda vajilla!!. Me encanta todo!. Besitos.

    ResponderEliminar
  13. Yo tambien quiero una con mi nombre ..Jajaja ..pero la paulova con tanto merengue no me gusta mucho ...se ve preciosa con esas frutas que contrastan el dulzor ...las fotos1preciosas .besos MARIMI

    ResponderEliminar
  14. Qué delicia!!! Si es ligerita genial, no?? Jajaja, aunque no sé yo...
    Me encanta! Un besote!

    ResponderEliminar
  15. ¡Adoro esta tarta! Ya la he probado en muchos sitios y me encanta. Nunca la había hecho, pero creo que por olvidarla. Genial, gracia spor compartir!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. Que buena pinta!!! No la he probado pero tal vez me anime!

    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Tiene una pinta estupenda, pero... nó sé qué decirte... quizá me quede con la tarta Padilla, tal como la has descrito seguro que está deliciosa!! jaja

    Ésta también lo parece, eh, pero estoy contigo, soy más de chocolate!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Si alguien se anima con la Tarta Padilla... que dé la receta que pinta genial!! jajaja :P
    Igualmente esta Pávlova tiene muuuuy buena pinta!

    Besitos!

    Ana

    ResponderEliminar
  19. Esta tarta tendría que multarse!!!!
    Que pecado, tiene que estar de la muerte.
    os felicito!!!
    y la fotos maravillosas

    ResponderEliminar
  20. Que super pintaza!!!!! ésta va a ser la primera receta que tenga presente en la próxima ocasión que pueda hacer algún postre!!!! ^^ Que envidia me da Guaci!! :p

    Un saludo!!
    http://pequenaxoaninha.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  21. Mmmmmm....qué pintaza!!! Aunque seguro que la Tarta Padilla no tiene nada que envidiarle!! :)

    ResponderEliminar