miércoles, 9 de febrero de 2011

¡Muffins de naranja, nueces y romero!

¡Hola a todo@s!

¡Hoy toca una de muffins! Cuando empecé a hacer recetas de cupcakes me empezaron a surgir dudas sobre las diferencias entres esos dulces tan parecidos: magdalenas, muffins y cupcakes. Así que me puse a leer e investigar sobre esto y os lo voy a explicar cogiendo información que he encontrado en otros blogs de internet y que parece muy interesante.

Mirad, las Magdalenas, muffins y cupcakes comparten ingredientes pero en distintas proporciones y alguna variación en la técnica. Básicamente se hacen a partir de una masa con harina, huevos, grasa (aceite o mantequilla), azúcar y levadura, que después se puede aromatizar con limón o vainilla, incluir frutas, frutos secos o vegetales y cubrir con una crema o frosting, dependiendo de la variedad de dulce que queramos elaborar.

La característica principal de las Magdalenas es la esponjosidad debido a las burbujas que se crean al batir la masa y al efecto de la levadura, normalmente la grasa que se utiliza en su elaboración es aceite, además de huevos, y se aromatizan con limón.


Los muffins tienen una apariencia similar pero son más chatos en la superficie. Se pueden hacer en moldes rizados o lisos, sean de papel más resistente o en molde metálico y se elaboran tanto dulces como salados. Los muffins dulces no son tan dulces como las magdalenas o los cupcakes ya que tienen menos cantidad de azúcar.


También se caracterizan porque la masa hay que batirla lo mínimo para incorporar la mínima cantidad de aire, obteniendo así una miga más compacta, con pocos agujeritos, pero que igualmente resulta esponjosa, y jugosa, ya que generalmente se añaden frutas que aportan humedad a la masa. En las versiones saladas es habitual incorporar vegetales, como calabacín, zanahoria, tomate… Contiene menos grasas porque se incorpora menos cantidad de huevos, pero a la vez, muchas veces se equilibra con la adición de nata, queso o yogur. En ocasiones los muffins se cubren con una crema que puede ser de diversos sabores, pero esto es más propio de los cupcakes.

Los Cupcakes son pequeños pasteles, literalmente se traduce como pastel de taza (originalmente se hacían en tazas de cerámica o similar), y es que su función es la propia de un pastel pero en tamaño individual. Así pues, la elaboración de la masa de un cupcake es como la de un bizcocho pero se hornea en los mismos moldes rizados que las magdalenas, aunque también pueden ser moldes lisos. Después se rellenan y/o se cubren con los ingredientes que normalmente forman parte de un pastel: crema pastelera, crema de mantequilla o buttercream, nata, mermeladas,... 



Bueno, seguramente habría mucho más que decir sobre esto pero creo que es la información justa para poder distinguirlos entre si. 

¡¡Pues vamos allá con los muffins de naranja, nueces y romero!!

¡Estos tengo que decir que quedaron ¡espectaculares! Para los que no les gusten los cupcakes porque dicen que son muy dulces (¡ay, no saben!) la opción de los muffins es perfecta porque, al contrario que los cupcakes y como ya os decía, llevan menos azúcar y, aunque a veces se cubran, no llevan un frosting cargado en azúcar glas. 




Receta para 12 muffins: 

- Aceite o mantequilla fundida para engrasar los moldes o 12 cápsulas de papel rizado
- 280 gr. de harina normal blanca
- 1 cucharada de levadura en polvo
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico (para hornear!)
- 1/4 cucharadita de sal
- 150 gr. de azúcar
- 70 gr. de nueces en trozos grandes
- 2 huevos medianos
- 250 ml. de yogur natural (como a mi el de vaca no me gusta mucho puse uno de cabra ecológico del Carrefour y quedó muy bueno)
- 6 cucharadas de aceite de girasol u 85 gr. de mantequilla fundida y enfriada (yo puse mantequilla)
- Ralladura fina de 2 naranjas
- 1 cucharada de romero picadito y algunas ramas para decorar

Para el glaseado:

-175 gr. de azúcar glas
- 4 cucharadas de zumo de naranja recién exprimido
- ralladura fina de 1/2 naranja

Pre-calentamos el horno a 200º. Engrasamos los moldes de una bandeja para 12 muffins o la forrarmos con cápsulas de papel rizado. Tamizamos la harina, levadura, bicarbonato sódico y la sal en un cuenco grande. Incorporamos el azúcar y las nueces.

Batimos ligeramente los huevos en otro cuenco y agregamos luego el yogur, aceite (o mantequilla), la ralladura de naranja y las hojas de romero picadas. Hacemos un agujero en el centro de los ingredientes secos y vertemos los ingrediente líquidos. Mezclamos para que queden ligados pero sin trabajarlo demasiado (¡esto es para la textura!).

Repartimos la mezcla en los moldes. Horneamos durante 20 min. o hasta que la masa suba y esté firme y dorada. Colocamos los muffins hechos en un rejilla para que enfríen.





Cuando los muffins estén fríos preparamos el glaseado. Tamizamos el azúcar glas en un cuenco y agregamos luego el zumo y la ralladura de naranja hasta que la masa esté homogénea y espesa.

Recubrimos cada muffin con el glaseado con la ayuda de una espátula y los decoramos con una ramita de romero. Esperamos 30 minutos antes de servirlas para que el glaseado se solidifique.

¡Y a comer! ñam, ñam...



15 comentarios:

  1. Me ha gustado la explicación y tus muffins más.¿has visto el concurso de Alma de un Cupcake Perfecto? animate.

    ResponderEliminar
  2. Duda repostera: soy muy novata en esto. Yo sólo he hecho flanes :P ¿Hay alguna receta más adecuada para empezar y que no me quede una masa informe? Ah, y gracias por explicar las diferencias entre dulcecitos, me han servido! ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias Raquel y María! La verdad es que era un lío para mi diferenciar los tres pastelitos pero, con una pequeña explicación, ¡ya no hay problema! ;)

    Raquel, me presento seguro!! pero después de ver el que has hecho tú, el mediterráneo, me los has puesto difícil!!! Tiene una pinta deliciosa, ¡mucha suerte! ;)

    María, ¿María Montes? ¡qué ilusión! jaja!! Mira mi receta de cupcakes de fresa y nata. Son super fáciles de hacer, de verdad, y quedan buenísimos!! Pablo me ha dicho que son los mejores cupcakes míos que ha probado hasta ahora!! Prueba a hacerlos, seguro que te salen geniales!!
    ¿Flanes? hmmmmm... ¡ya te consultaré yo a ti porque yo quiero hacer flanes! qué rico!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Vaya, pues a lo mejor lo de que me quedaran tan dulces es porque "tenían" que ser dulces. ¡Voy a por estos muffins! (Menuda pinta Magda)

    ResponderEliminar
  5. Sí! Soy yo! :D Pues... de momento mi flan estrella es el flan de chocolate negro con salsa de chocolate blanco... ÑAM! ;)
    Y me lanzaré a hacer muffins! ¿Cuánto tiempo sueles tardar en hacerlos? Por aquello de planificarme...
    Un beso, artista!

    ResponderEliminar
  6. ¡María! por dios, qué bueno ese flan!! Ábrete un blog ya y nos cuentas tus recetas, anda!!!
    Pues suelo tardar, en total con coción y todo, unos 45 minutos o 1 hora, más o menos... Si los haces me cuentas!!

    ¿Sara? ¿Sara Shaila? No me puedo creer que seas tú y no me haya dado cuenta!!! Qué ilusión!!!! ;) Pues sí, eran dulces. La buttercream suele ser bastante dulce porque para que se mantenga hace falta bastante azúcar glas... Estos muffins están muy buenos y no son nada dulces, justo en su punto!!Si los haces me cuentas!! ;)

    ResponderEliminar
  7. Holaaa!!!!! me encantan las recetas que te he ido leyendo. Y esta con romero, ha de estar mortal. Una vez hice con lavanda, así que me imagino el toque campestre.
    BEsazos..

    ResponderEliminar
  8. Uffff, yo he estado viendo tu página y no sé por dónde empezar para elogiarte!!! Has hecho unas cosas deliciosas y maravillosas, y las fotos me encantan!! Y esos muffins salados... ¡tienen una pinta espectacular!
    Pues estos muffins están muy ricos, sí!!! De lavanda quiero hacer unos. Me he comprado aroma de lavando y a ver si los llevo a cabo pronto!!! ;)

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola ! :)
    Hoy he probado esta receta y el resultado ha sido ....¡¡¡ sensacional !!! . ¡¡¡ qué sabor tan sublime !!!
    Desconocía el uso del romero en repostería : me encanta el toque que otorga al sabor mmmmmm.



    ResponderEliminar