domingo, 27 de febrero de 2011

¡Cupcakes de lavanda!

¡Hola a tod@s de nuevo!

desde que fui a la tienda Decake en Madrid la primera vez, quedé con ganas de hacer unas galletas o cupcakes de lavanda. ¿Y por qué? Porque me dio por comprar una esencia de lavanda o espliego que estaba en la estantería. Me pareció curioso el que pudiera utilizarse en la cocina, pues la conocía más como planta aromática y para infusiones relajantes que otra cosa.


Pues os voy a contar un poquito sobre esta planta. Bueno, lo primero es decir que es un pequeño arbusto y que suele tener unos 6 años de vida. A parte de tener unas flores preciosas, perfuma  el ambiente, y desde la antigüedad fue utilizada como hierba relajante en los baños. Pues fueron los romanos (estos romanos no eran listos ni nada) los que difundieron el uso del aceite de lavanda en el agua de baño

Os presento mi plantita de lavanda que compré ayer en el mercado de Pontevedra:


No tiene muchas flores porque es en verano cuando se abren, así que intentaré que me aguante hasta mitad de año... Soy un desastre con las plantas y se me suelen morir (¡o se suicidan directamente!), ¡así que esto será todo un reto! ;-)

Pues os voy a nombrar las propiedades medicinales de la lavanda, que son unas cuantas:

- Se usa para tratar el dolor con preparados de esta: para dolores reumáticos, lumbares, tortícolis (¡quién no ha tenido!), dolores de cabeza y pies (cansancio)

- Para la piel: heridas, quemaduras, enfermedades de la piel (eccemas, psoriasis, picaduras, hematomas), caída del cabello,...

- Para tratar infecciones en las vías respiratorias por medio de infusiones: bronquitis, anginas, resfriados, gripes, faringitis,... (¡Para esto la uso yo a menudo, pues como cantante tengo que estar sana sanísima!)

- Para infecciones vaginales a través de lavados.

- Y, por supuesto, para el sistema nervioso, pues tiene un gran poder relajante. Por medio de infusiones trataremos insomnio, mareos (de viajes), vértigo, ansiedad, hipertensión, nervios de estómago (malas digestiones debido a esto),...

Yo la suelo tomar bastante ya que soy una persona a la que le cuesta desconectar mucho de la vida diaria. Sí, soy de esas personas que se van con los problemas del día a la cama. En mi cama estamos yo, Pablo, y todos mis problemas... ¡no cabemos todos! jajajaja La suelo mezclar con valeriana, amapola o pasiflora, y la verdad es que se nota como te induce al sueño o, si estás nerviosa, te calma y te regula. 


Pues para hacer estos cupcakes utilicé mi base preferida de cupcakes de vainilla pero, en lugar de ponerle vainilla, le he puesto lavanda seca a la masa que compré en el herbolario. También puse la esencia, tanto a la masa como al royal icing. 

¡Paul os presenta la esencia de Lavanda!
******
¡Y la flor de lavanda seca!

¡Pues vamos con la receta!

Receta para 12 cupcakes: 

- 190 gr de azúcar granulada
- 150 gr de mantequilla pomada (¡sin sal para la magdalenas dulces a no ser que os diga lo contrario!)
- 2 huevos
- 2 cucharaditas de café de esencia de lavanda
- 2 cucharadas de flores de lavanda seca
- 2 cucharaditas de café de levadura
- 1/8 de cucharadita de café de sal
- 190 gr de harina de trigo
- 80 ml. de leche entera


Para el royal icing.

- agua
- Glasa real  (pinchad aquí para ver la que utilicé yo)
- esencia de lavanda
- colorante violeta de Wilton

Primero pre-calentamos el horno a 180º y engrasamos un molde para magdalenas o lo forramos con cápsulas de papel rizado.

En un bol mezclamos la mantequilla con el azúcar. Luego vamos añadiendo el resto de los ingredientes, empezando por los huevos y terminando con la harina. Lo mezclamos todo bien hasta que quede perfectamente ligado.


Repartir con la ayuda de una cuchara la masa en las cápsulas de papel y hornear durante 20 minutos o hasta que las magdalenas estén doradas y esponjosas. 
Una vez hechas las magdalenas, des-moldar y dejar enfriar en una rejilla.


Cuando estén frías las magdalenas comenzamos a hacer el glaseado. Pero... ¿qué ha pasado? ¡que se me han quedado altísimas! Vosotros poned menos cantidad que yo en los moldes. Yo he tenido que cortar la capa que sobresalía del papel de las magdalenas para que se me quedaran rectas y así poder cubrirlas con el glaseado (cosas de principiantes...)

Pues para el glaseado fui mezclando el agua (muy poquita) con el polvos de glasa real, hasta conseguir la consistencia que deseaba. Luego añadí un poco de esencia y un poco de colorante, hasta que obtuve el tono de quería.
Blanco...

******

¡Violeta!
 Cubrí las magdalenas 'degolladas' con la glasa con una espátula y las decoré con una flor de lavanda.


******



¡Y aquí, mi osito Paul, os presenta estos cupcakes de Lavanda! (es que quería participar...)

Jaja, ¡qué bien le quedan estos cupcakes con su corazoncito también violeta!

¡Pues Paul y yo os mandamos besos y abrazos relajantes a todos y esperamos que os haya gustado esta receta! ;-)




40 comentarios:

  1. ¡¡Qué maravilla, Magda!! Es precioso todo. Cómo cambia la vida cuando uno se rodea de cosas bonitas. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Quée riiiicos!! qué pena que la flor de lavanda no sea comestible... y el papel!!!! y bueno, que el oso no se acerque mucho al cupcake que me lo como también!!!! ñam!! jaja!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué monos....yo lo más rarito que he usado en repostería es la esencia de azahar para el roscón de reyes, jeje! Estos cupcakes será mejor tomarlos con un vasito de leche antes de irse a la cama, porque para desayunar no sé yo si serán contraproducentes, verdad? Besos!

    ResponderEliminar
  4. Magda, qué pinta!!!! La idea de los cupcakes "terapéuticos" es genial, uno de esos para cenar con un te roibos calentito, y a dormir a pierna suelta!!!

    Tengo pendientes tus cupcakes salados! próximamente reunión en casa en la que estarás cupcakepresente!! te mandaré las fotos!!

    Un beso enorme artista y buen domingo!!

    ResponderEliminar
  5. Pues me ha encantado la receta y me ha encantado la entrada con todas sus explicaciones... Chiquilla eres una artista (nunca mejor dicho)!!
    Los cupcakes te han quedado preciosos y con esa lavanda....huuuummm que bien huele!!!!
    Bssssss.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡Guauuuuuuuu!! Que preciosidad de cupcakes, que bonitos te han quedado, y la verdad no sabía que se utilizaba en cocina.
    Que bonita la planta, con el buen finde que hemos tenido da gusto.
    Muy buena idea, las fotos, la presentación y ( en bajito:a los problemas mándalos a dormir al sofá jeje)
    besotes

    ResponderEliminar
  7. Todo lo que lleve lavanda me encanta, esta se ven de rechupete.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola chica me alegro el haber llegado hasta tu blog me ha encantado, tu receta y tu modo de explicarla es genial.
    Volveré mas a menudo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Un uso mas de la esencia de lavanda: yo en verano la utilizo para espantar los mosquitos, o quemandola en un quemador de esencias, o rociando las sabanas y la almohada o en caso extremos ( lease conciertos al aire libre) poniendomela cual perfume en sitios estratégicos, y funciona!!!!!!!
    Tus cupcakes, como siempre, fantásticos!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. ¿Y no saben a colonia????? Y, por cierto... MI osito... ¿se llama Paul? ¡ay qué originaaaaaaaaal!

    ResponderEliminar
  11. me encanta!!! tus recetas son siempre una sopresa!! son super originales jejej tienen muy muy buena pinta!!!

    ResponderEliminar
  12. Guau! Cupcakes relajantes!

    Y qué preciosos te han quedado, a mi también me paso lo de recortar la masa con la red velvet, también creo que influye que esté muy potente el horno, que hace que suba más. O prueba a añadir la mitad de levadura, también puede ser.

    Mmmm me intriga mucho que sabor tendrán, porque además soy una incondicional de los geles y aceites de lavanda... Tienen que estar deliciosos!

    Y qué simpático Paul,ahí está resistiendo! jajaja

    Te he dejado una cosita en mi blog :)

    Un besote enorme!

    ResponderEliminar
  13. Yo también tengo muchas ganas de utilizar lavanda, en infinidad de dulces, pero todavía no la he encontrado. En cuanto me haga con ella voy a arrasar.
    Te quedaron unos cupcakes DIVINOS.

    Besazos.

    ResponderEliminar
  14. de lavanda, que original.. no me imagino el sabor

    ResponderEliminar
  15. La lavanda queda deliciosa en postres.
    Yo la probé en Francia por primera vez, y siempre la tengo un bote para ponerle a algunos bizcochos.
    Te han quedado con un color maravilloso, y estoy segura de que estaban riquísimos.
    Besinos!

    ResponderEliminar
  16. Qué preciosidad de cupcakes! Sin palabras me he quedado :D
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Mmm pues sinceramente no conozco bien las normas de este premio jajaja, a mi me lo dio Manu, y el se lo concedió a 10 blogs, pero bueno yo te lo di a ti en exclusiva jajaja

    Un besote!

    ResponderEliminar
  18. Me encantan, que bonitos son y me imagino que deben oler de maravilla.

    ResponderEliminar
  19. Que cupcakes tan ricos, te han quedado preciosos.

    Encatada de conocerte, tienes un blog muy chulo, me quedo por aquí echando un vistazo, ya tienes una seguidora más.

    Te invito a seguir mi blog.

    Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  20. Que bonitos y delicados quedan con ese color lavanda y el olor debe ser fantástico.
    Nunca he usado la lavanda en la cocina pero recuerdo que una vez probé un helado y me encantó! Habrá que pensar en ampliar la despensa jeje

    ResponderEliminar
  21. ¡Jo, muchas gracias a todas por vuestros comentarios! ¡Me hacen muchísima ilusión! Pues probad con la lavanda. Quedan unos cupcakes muy suaves y esponjoso, y con un delicado aroma a lavanda. Pues si, con un vaso de leche (yo de soja) por la noche ¡tiene que sentar genial para dormir a pierna suelta!
    ¡Millones de besos a todos y millones de gracias de nuevo por estar ahí!

    ResponderEliminar
  22. Qué preciosidad de cupcakes!! Te han quedado muy elegantes :-)
    Jo, soy un desastre! Casi se me pasa la entrada jeje

    bessisss

    ResponderEliminar
  23. Qué cupcakes más delicados!!!
    Me encantan... besoss

    ResponderEliminar