viernes, 28 de agosto de 2015

Gelatina de yogur y papaya, un postre disociado...

Algún día me daré una leche haciendo las fotos del blog, ¡ya verán!

Esto de poner los postres sobre una caja, esa caja sobre una mesa, por lo que me tengo que subir a la mesa y, como aún hay poca distancia, a subirme yo sobre una caja encima de la mesa... ¡qué vértigo, por favor!

Ya sé que pensarán que por qué no lo pongo en el suelo y punto. Yo también lo pensé pero la luz no llega igual, así que no me queda otra que construirme esta torre de Babel para poder sacar algunas fotos decentes... ¡recen por mi alma!


¿Recuerdan que les comenté que tuve problemas intestinales? ¿Les conté que fui a una nutricionista maravillosa? ¿Y que soy mega fan de Suzanne Powell y su dieta disociada y alimentación consciente? Pues este postre va por esos tiros...

¡Es un postre que va genial con la dieta disociada!


Me podría poner a hablar de esta forma de comer horas y horas, párrafos y párrafos, porque gracias  a ella mis problemas estomacales, que no encontraban solución con la medicina tradicional, han remitido. 

Me siento mucho mejor y he bajado de peso y deshinchado. ¡Es maravillosa!


Suzanne Powell tiene 2 libros publicados con la explicación de la dieta y varios vídeo en youtube donde explica de qué va. ¡Yo no me llevo nada con esto! :-)
Solo lo digo para quién lo necesite porque sé lo mal que se pasa...


Además, ¡este postre es la bomba de fácil! Está hecho con fruta de temporada, solo necesita frío y es hipocalórico. ¡¡Fresco, sano y ligero para estos calores de verano!

La receta es del libro 'Yo sí que cocino' de Patricia Pérez. ¡Un libro con recetas muy sanas que recomiendo!
¡¡Vamos con la receta!! 

Gelatina de yogur y papaya


Ingredientes para 4-5 comensales:

- 3 gr de Agar Agar en polvo (nuestra gelatina vegetal de algas)
- 1 limón
- 200 ml de agua embotellada
- 400 ml de yogur de cabra (preferiblemente) desnatado
- 4 cucharadas de sirope de ágave
- 1 papaya grande ó 2 pequeñas
- Hojas de menta para decorar

Preparación: 

En un cazo mezclamos el agua con el agar agar y llevamos a ebullición durante 2 minutos. Rallamos la piel del limón y la mezclamos con el yogur, el sirope y la mitad del agar agar disuelto. Repartimos en 4 ó 5 vasos hasta la mitad y llevamos a la nevera durante unos 20 minutos.

Trituramos la pulpa de la papaya y la mezclamos con el zumo del limón. Añadimos la otra mitad que nos quedaba del agar agar disuelto y removemos. Vertemos la fruta sobre el yogur y volvemos a meter los vasos en la nevera. 

Picamos la menta y la mezclamos con ralladura de limón, y esparcimos la mezcla sobre nuestros vasitos para decorar y dar aroma. 


¿A que ha sido rápido y fácil? Pues ya ven que es un postre ameno de hacer para no perder tiempo en verano y vacaciones, y además es fresco y ligero para los calores. ¡Y muy sano y bajo en calorías!

Yo les dejo porque ya es la hora de la merienda y tengo una gelatina de estas con mi nombre llamándome a gritos. ¡Ya vooooooy! 

¡¡Un besote a todos y feliz fin de semana de verano!!


martes, 18 de agosto de 2015

Me salté la dieta... ¡tarta de queso Bananas Foster!

Sabía que cometía un error al comprar el libro que descubrí entre estantes repletos de otros tantos best sellers reposteros. Sabía que no debía ni tan siquiera mirarlo porque, en mi interior, intuía que podría haber encontrado un tesoro que me llevaría por el camino de la perdición. Aún sabiéndolo... lo compré.


¡¡Y ha sido la mejor compra del mundo mundial!!

Estaba en Santander haciendo un curso de canto, era mi último día en la capital cántabra, y buscaba algún recetario de postres sanos con el que entretenerme en mi vuelta a las islas afortunadas al día siguiente. Y vaya que si encontré entretenimiento. Me pasé todo el bus, el primer vuelo, la escala y el segundo vuelo, ojeando primero el libro, y luego leyéndolo con mayor atención. ¡Caí perdidamente enamorada de sus 60 recetas de tartas de queso!


Claro, como ya se pueden imaginar me he saltado a la torera toda mi ideología de escribir ahora recetas sanas. Pero sí es verdad que también advertí que de vez en cuando haría algún extra... ¡y ya llegó el momento! 

Un poco pronto, lo sé, pero prometo que no lo busqué...


Lo que sí he tratado de hacer ha sido sustituir algunos ingredientes por otros más saludables. 

Por ejemplo, el azúcar blanco lo he cambiado por Panela (azúcar moreno de caña sin refinar), la mantequilla por el aceite, la harina de trigo por harina de espelta integral y la gelatina animal por Agar Agar (gelatina vegetal). 

No está mal, ¿verdad? Al menos hice el esfuerzo de no salirme demasiado de mi delgada línea roja. 


¡¡Vamos con la receta!! 
Está inspirada en otro postre clásico, el Bananas Foster, que lleva helado, plátanos, salsa de ron y caramelo. ¡Espectacular!

Tarta de queso Bananas Foster
(Para 10 porciones)

Ingredientes para la base:

- 2 plátanos pequeños de Canarias
- el zumo de 1/2 limón recién exprimido
- 55 gr de azúcar Panela (o de caña o blanco)
- 50 ml de aceite de oliva suave (o de girasol, si prefieres, ó 55 gr de mantequilla)
- 1 huevo L
- 75 gr de harina de espelta integral (o harina de trigo normal o integral)
- 1 cucharadita de levadura
- 1 cucharadita de canela molida
- 30 gr de nueces pacanas troceadas (o nueces normales)
- 30 gr de pasas

Preparación de la base:

Precalentamos el horno a 165ºC y engrasamos un molde desmontable de entre 18/20 cm de diámetro. 
Trituramos los plátanos con un tenedor y les agregamos el zumo de limón. En un cuenco grande mezclamos con varillas manuales el azúcar con el aceite. Añadimos el huevo y volvemos a batir. Incorporamos la harina tamizándola con la levadura y la canela. A continuación agregamos el puré de plátanos, las nueces y las pasas, y mezclamos bien con una espátula de silicona. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante unos 20 minutos o hasta que el bizcocho haya subido y esté hecho. 
Dejamos que se enfríe en el molde, ¡no lo saques!

Ingredientes para el relleno:

- 3 gr de Agar Agar en polvo (yo usé un sobre y medio de la marca Vahiné. O usa 4 hojas de gelatina animal)
- 200 gr de queso crema (Phidadelphia o Mercadona)
- 170 gr de queso Mascarpone
- 100 gr de azúcar Panela (o de caña o blanco)
- 2 plátanos maduros de Canarias
- el zumo recién exprimido de 1 limón
- 250 ml de nata vegetal o nata para montar
- 2 cucharaditas de canela molida

Preparación del relleno:

En un cuenco grande batimos el queso crema, el queso mascarpone y el azúcar hasta obtener una crema ligera y cremosa (mejor que los quesos estén a temperatura ambiente para que se mezclen sin grumos). 
Trituramos los plátanos con el zumo de limón e incorporamos a la mezcla anterior. 
En un cazo agregamos la nata, con el agar agar y la canela, y llevamos a ebullición removiendo durante 2 minutos. Agregamos esta mezcla a la de quesos y batimos. 
Pasamos esta mezcla a la base de la tarta. Extendemos bien y alisamos la superficie con una espátula, y enfriamos durante al menos 3 horas o toda la noche, hasta que cuaje. 

Ingredientes para la salsa de ron:

- 100 gr de mantequilla ecológica
- 100 gr de azúcar Panela
- 1 cucharadita de canela molida
- 160 ml de nata vegetal o para montar
- 100 ml de ron añejo (no te asustes, queda espectacular, nada fuerte!)
- Chocolate blanco rallado para decorar

Preparación de la salsa:

Ponemos la mantequilla, el azúcar y la canela en un cazo a fuego lento y removemos hasta que el azúcar se disuelva. Añadimos la nata y el ron, y removemos un par de minutos más al fuego. Reservamos para que enfríe. 

Servimos las porciones rociadas con la salsa de ron y el chocolate blanco rallado. 


De verdad que les recomiendo la salsa de ron. ¡No la quiten de la receta! A pesar de lo que parece no es nada fuerte y le da un toque que, sin ella, no sería lo mismo. ¡Lo juro!


Bueno, les prometo que la semana que viene haré algo más sanito, ¿vale? Pero para la siguiente... ¡vuelvo a la carga con otra tarta de queso, porque hay miles que me apetece hacer y no me voy a poder resistir! :-)


¡¡¡Que tengan todos una feliz semana!!!

Besotes a diestro y siniestro


martes, 4 de agosto de 2015

Me muero de amor por la Granola casera...

Como dice un aria de la ópera barroca de Lully llamada El burgués gentil hombre...
'...sé que me muero, me muero de amor, y solicito el dolor...'

Pues yo solicito el dolor porque caer en la cuenta de que puedes hacer tu propia granola, a tu gusto, con tus semillas y frutos secos favoritos, ¡es un vicio doloroso!


Es maravillosa pero creo que me voy a tener que desenamorar a la fuerza. 

No sé si la voy a volver a hacer porque aquí ando, escribiendo el post, mientras me voy zampando un bol de granola a secas, sin yogur ni nada, a media tarde y sin mucha actividad para quemarla como dios manda. 

Es como con las Pringles, ¡cuando haces 'pop' ya no hay stop!


Bueno, en realidad sí que la voy a hacer pero solo la voy a comer por las mañanas. ¡Es impresionante la energía que aporta y lo sana que es! 

Al menos yo he intentado hacerla lo más sana posible porque últimamente me cuido mucho, y prefiero hacerla yo a comprarla y encontrarme con un montón de azúcares refinados o sosas a más no poder. ¡Esta está de muerte!


Te levantas por la mañana, te tomas una infusión de té verde o un zumo de frutas para despertar al estómago. Luego pones en un bol yogur de cabra desnatado o la bebida vegetal que más te guste, y añades 3 ó 4 cucharadas de esta granola... ¡y estarás más fuerte que Popeye en sus mejores tiempos!

¡Oliviaaaaaaaaaaaaaa!


¡Vamos con la receta!
Lo que sí les comento es que toooodos los ingredientes utilizados son ecológicos y eso se nota en el resultado, tanto en el sabor como en las propiedades que estás ingiriendo. Vale la pena invertir en comer mejor. Sí sale más caro pero también es verdad que terminas comprando menos, menos tonterías y porquerías.

Granola casera

Ingredientes:

- 4 tazas de avena en copos 
- ½ taza de avellanas 
- ½ taza de nueces pacanas 
- ¼ taza de semillas de calabaza
- ¼ taza de puré o compota de manzana (que no tenga azúcar!) 
- ¼ taza de aceite de Nuez u otro como Lino (buenísimos ambos para las tostadas mañaneras!)
- 2 cucharadas de melaza de caña
- 2 cucharadas de sirope de ágave 
- 1 cucharadita de canela molida 
- ¼ cucharadita de sal del Himalaya (Ya es la única que utilizo para todo. La recomiendo!)
- 1 taza de arándanos rojos deshidratados
- 1 taza de higos secos cortados en trocitos

Preparación:

Precalentamos el horno a 165ºC y forramos con papel de hornear una bandeja grande de horno.

Lo primero que haremos será mezclar en un bol grande la compota de manzana, el aceite, la melaza, el sirope, la canela y la sal. Añadimos las 4 tazas de avena, las nueces, las avellanas y las semillas. Mezclamos todo muy bien para que se impregne cada ingrediente con la mezcla anterior. 

Pasamos esta mezcla a la bandeja de horno, extendiendo bien todo por la superficie. No queremos grosor así que repártela bien para que se tueste por todos lados. Hornea ahora durante 15 minutos. Luego saca la bandeja y mueve toda la granola con una espátula de madera. Vuelve a hornear durante otros 10 ó 15 minutos, vigilando para que no se queme, aunque es importante que nos quede sin humedad de la mezcla. 

Cuando haya pasado el tiempo, saca la granola y déjala enfriar. Añade ahora los frutos secos como los arándanos e higos. Guárdala en un bote de cristal... ¡y disfrútala cuando quieras!


Yo he puesto las semillas y frutos que me gustaban, pero si a ti te gustan otros o no puedes comer alguno de los que he utilizado como las nueces, cámbialos por los que puedas o te gusten. ¡Admite cualquier combinación!

Como si quieres poner chips de chocolate negro o frutos deshidratados como piña, plátano, coco,... 
A mi me gusta más así pero... ¡para gusto, flores!



Bueno, me voy a levantar ya del sofá e ir a por otro bol de granola... 

No tengo remedio...

¡¡¡Feliz semana a tod@s con un montón de energía!!!

viernes, 31 de julio de 2015

Bundt Cake de Algarroba y frutos secos

De verdad que no lo entiendo...¿alguien me lo puede explicar?

Casi llegando a los 36, lo que supone estar ya más cerca de los 40 que de los 30, y con los postres y meriendas que hago, ¿cómo puedo estar soltera aún, sin compromiso y, lo más complicado aún, sin hijos y menos aún nietos a los que saturar con mis dulces los fines de semana? Con lo que me molaba a mi la idea de hacer croisants de viejecita los domingos con mis nietos en mi super cocina americana de mi casa de campo...


Ay, si mi madre levantara la cabeza...

La pobre mujer estaría rezando por tal mal augurio y concertándome citas a ciegas con la mitad de los hombres de Las Palmas aterrorizada por mi soltería ya peligrosa e inminente.

Debería comenzar a estudiar 'Corte y confección' porque, al paso que voy, me quedo para vestir santos...


Y la cosa se pone más estresante cuando te empiezan a llegar invitaciones a bodas o anuncios de embarazos de amigas o personas muy allegadas que tienen tu misma edad.

Tu reloj biológico comienza a gritar... ¡alarma, alarma, te estás haciendo mayor, engancha al primero que veas, se te está pasando el arroz!


Como ya empezaba a deprimirme, mi gata Lía y yo nos decidimos a hacer una bizcocho de algarroba para animarnos un poco.

Sí, soy soltera y tengo un gato, mítica imagen de solterona rodeada de mascotas. Y cuando me deprimo o me estreso como chocolate, típico de las que comienzan a sentir ansiedad. ¡Tengo todos los síntomas!

¿Algarroba? ¿Dije algarroba? Ahora les explico a los que no la conozcan porque cuando la descubran les va a encantar.


La Algarroba es el fruto del Algarrobo, un árbol aromático cuya vaina de color castaño oscuro tiene un sabor dulce y agradable. Es un perfecto sustituto del chocolate, ya que además de ser un alimento muy nutritivo es mucho más bajo en grasas que el chocolate común. Tiene muchas vitaminas, fibra, un alto aporte energético, es antioxidante y es dulce, por lo que podemos suprimir el azúcar cuando trabajemos con él.

¿Vamos con la receta? La receta no es mía, la he cogido del blog de Ernest Subirana, aunque con algún pequeño cambio en los ingredientes y presentación.


Bizcocho de Algarroba

Ingredientes:

- 8 dátiles naturales (sin azúcar), ecológicos a ser posible
- 200 gr. de harina integral de espelta
- 100 gr. de harina de algarroba
- 100 gr de Panela (Opcional, puedes no ponerla. Es azúcar moreno sin refinar)
- 250 ml de leche vegetal (avena, por ejemplo)
- 2 cucharaditas de levadura en polvo
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1 cucharadita de canela en polvo
- 1/2 cucharadita de jengibre molido
- 3 huevos frescos ecológicos/camperos
- 8 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra
- Algunas nueces troceadas
- Mermelada de higos Eco

Preparación:

Lo primero que haremos será sumergir los dátiles en agua embotellada para hidratarlos y precalentar nuestro horno a 180ºC. Mientras, en un bol y con la ayuda de un colador, tamizamos las harinas con el bicarbonato, la levadura, la canela y el jengibre. Añadimos el azúcar y mezclamos todo muy bien.

En otro bol, y con varillas manuales, mezclamos el aceite con los huevos, añadiendo estos uno a uno y batiendo bien tras cada adición. Agregamos la leche, mezclamos e incorporamos esta mezcla a la anterior. Una vez estén todos los ingredientes integrados añadimos las nueces troceadas y los dátiles ya escurridos cortados en trocitos.

Engrasamos un molde (redondo, rectangular, de bundt cake,...) y pasamos la mezcla con la ayuda de una lengua de silicona. Horneamos, aproximadamente, durante unos 30-45 minutos. El tiempo dependerá del molde que uses.

Una vez horneado lo dejamos que atempere unos 5 minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla. Cubrimos, si queremos con alguna mermelada. Yo usé una de higos ecológica que está de muerte súbita :-)


Y si no te cabía toda la masa en el molde y horneaste el resto en un molde rectangular y te sobró bizcocho... ¡haz vasitos!


Yo puse bizcocho, yogur de cabra 0%, mermelada de higos, higos naturales en trocitos... ¡y repetí de nuevo las capas!

¡Ideal para presentar postres en mesas dulces!


Les dejo con una foto de la demo que hice ayer en El corte inglés de Mesa y López, donde enseñé a hacer 4 tartas: Red Velvet Cake, Tartaleta de masa sablé con crema pastelera y fruta fresca, Lemon Drizzle Cake y Tarta de limoncello, ¡Se lo perdieron!

La verdad es que lo pasé genial, había un buen rollo estupendo y todo salió requetebueno. ¡Pronto repetiremos con más talleres reposteros en El Corte!

¡Gracias por venir!


¡¡Les deseo a todos un feliz día y un maravilloso fin de semana!!


viernes, 24 de julio de 2015

Gofres de avena y manzana

Sé que con la palabra 'Gofre' vuelven a tu memoria esos olores a mantequilla, a dulce untado en chocolate, a textura crujiente, a gloria bendita...

Cada vez que recuerdo el aroma de los gofres de El portal del Ángel en Barcelona... ¡me sale la lagrimilla de emoción! Dios mío, impresionante las cosas que nos hacen sentir los recuerdos, incluso cuando recordamos aromas. Mmmmm...


Siento decirles que no es ese tipo de gofres, pero están buenísimos y son más sanos, a la vez que digestivos. ¡Nuestro estómago no sufrirá tanto y nuestro paladar los disfrutará igualmente! 
(Y claro, también puedes convertirlos en pecado añadiendo nutella, helado, siropes... ¡hay que pecar también para sentirnos vivos!)

Vamos directamente con la receta porque me tengo que ir a gimnasio y luego a hornear un porrón de cupcakes, porque hoy me toca hacer 2 talleres para peques en El Corte Inglés. ¡Casi 100 cupcakes!

¡Vamos con la receta!


Gofres de avena y manzana

Ingredientes para 4 gofres:

- 9 cucharadas de copos de avena finos
- 2 manzanas Golden peladas y en trozos (o 2 plátanos maduros. Si añades plátano no hace falta azúcar)
- 2 huevos más 1 clara (huevos ecológicos preferiblemente)
- 1 cucharada colmada de Panela o azúcar moreno de caña
- 1 cucharadita de canela
- La ralladura de 1 limón
- 1 punta de cucharadita de bicarbonato y levadura en polvo (opcional si no quieres meter químicos)
- Para acompañar:  Helado, yogur, nutella, siropes, melaza de caña, sirope de ágave, mermeladas, miel, fruta,...

Preparación:

En una batidora de vaso, o picadora en su defecto, molemos los copos de avena hasta dejarlos con textura polvo. Añadimos las manzanas troceadas y trituramos con la avena hasta dejarlo como si fuera un puré. Añade ya los huevos, el azúcar o panela, la canela, el limón y, si quieres, los impulsores (levadura y bicarbonato) y termina de triturar la mezcla. 

Enchufamos nuestra grofera (o en su defecto calentamos una sartén antiadherente ) y engrasamos con un poco de aceite de oliva en Spray tipo Carbonell. Seguimos las instrucciones de nuestra gofrera. Añadimos la masa, extendiéndola bien hasta cubrir la superficie (ojo con rebosar!) y esperamos a que nuestra máquina nos indique cuándo está hecho. Repetimos el mismo proceso hasta hacer todos nuestro gofres... ¡y a emplatar!

Yo me los preparé con fresas, yogur de cabra 0% y sirope de ágave. ¡Haz el tuyo como más te apetezca!


Ya saben, si no tienen gofrera podemos hacer la receta en una sartén y elaborar tortitas. La mía me costó  muy barata, 21 euros en las rebajas, ¡no me pude resistir!

¡Que tengan un feliz día y, sobre todo, un feliz y gofrero fin de semana!

¡Muaks!

viernes, 17 de julio de 2015

Tartaletas de Músico de avena y natillas de almendra

Hace años, cuando vivía en el norte, veía siempre tras las vitrinas de las pastelerías unas tartaletas con frutos secos que me llamaban la atención por el nombre... ¡Tartaletas de Músicos! 


Claro, yo soy músico, y cada vez que las veía pensaba... ¿acaso somos los músicos unos adictos a los frutos secos? ¿Si eres músico debes comer entre escala y escala un puñado de pasas? ¿Después de cada concierto, en lugar de apetecerte la típica y deseada caña fresquita post-concert, deberías comer un mix de frutos secos variados?

Pues existe una explicación que puede ser cierta, y es que los músicos necesitamos energía cuando tenemos muchas horas de grabación o ensayos por delante. Pero vamos, que yo y mis colegas de profesión no solo somos adictos a los frutos secos sino también a los chocolates, infusiones y galletas de todo tipo. ¡Todo junto sí que da energía!


Pero estas tartaletas son un poco diferentes ya que no llevan ni productos lácteos, ni harinas y azúcares refinados. Son, por lo tanto, más sanas y digestivas. La masa sablé típica de estas tartaletas la he sustituido por una masa hecha a base de aceite de oliva, copos finos de avena, harina integral de espelta, panela (azúcar moreno sin refinar), agua y sal. ¡¡Y está buenísima!! Hasta estuve comiéndome la masa cruda... (bueno, eso lo hago siempre...)

Masa de las tartaletas antes y después de hornear

Las natillas están hechas con bebida de almendra y pasta pura de almendras, además de yemas de huevo eco, panela y harina integral de arroz para espesar. Puedes hacer también solo la receta de las natillas, un postre también riquísimo si no tienes muchas ganas o tiempo de hacer toda la receta... ¡aunque ya te adelanto que vale la pena el pequeño esfuerzo!


Tartaletas de Músico
(Para 4 comensales)

Ingredientes para la masa:

- 100 grs. de copos finos de Avena 
. 100 grs. de harina integral de espelta 
- 120 ml. de agua 
- 2 cucharadas de aceite de oliva extra  
- Una pizca de sal marina o rosa del Himalaya
- 1 cda. de Panela (azúcar moreno sin refinar que consigues fácilmente en herbolarios/tiendas Bio)

Elaboración: 

En nuestra amasadora/batidora o a mano en un bol (batidora con cuchillas no!) mezclamos todos los ingredientes hasta que queden bien ligados. Estiramos la masa con un rodillo entre 2 papeles de hornear (nos ayudará a que no se pegue la masa ni al rodillo ni a la superficie) y refrigeramos 30 minutos en la nevera. Pasado el tiempo untamos nuestros moldes para tartaletas con aceite y pasamos la masa a los moldes con cuidado, retirando el sobrante con un cuchillo y pinchando la masa con un tenedor para que no se hinche en el horneado. Horneamos las tartaletas durante 20 minutos a 160-180ºC, según nuestro horno. Una vez horneadas las sacamos y dejamos templar 10 minutos antes de desmoldar. 

Ingredientes para las natillas:

- 4 yemas de huevo (Preferiblemente ecológicos) 
- 50 gr de panela (Es azúcar sin cristalizar. Se encuentra en herbolarios y tiendas Bio) 
- 2 cucharadas de harina de arroz integral (En herbolarios y tiendas Bio. Será nuestro espesante.) 
- 350 ml de bebida de almendra (ya en cualquier supermercado la encuentras) 
- 1 cucharada de pasta de almendra 100% sin azúcares añadidos (Opcional aunque le da un sabor maravilloso a almendras. Se compra en tiendas Bio, herbolarios o zonas Eco de grandes superficies) 
- La piel de 1 limón 
- Mezcla de frutos secos ecológicos: pasas, almendras, nueces, avellanas,...
- Sirope de ágave o melaza de caña

Preparación: 

Comenzamos batiendo las yemas con la panela, la harina y un chorrito de la bebida de almendras. Removemos con varillas manuales hasta que estén bien integrada la harina y el azúcar. Vertemos el resto de la bebida de almendras y la cucharada de la pasta de almendras, y pasamos la mezcla a un cazo, añadiendo ahora la piel del limón. Calentamos a fuego medio sin parar de remover. Una vez que espese la retiramos del fuego y seguimos batiendo para que baje un poco la temperatura. Quitamos la piel del limón.

¡A montar nuestras tartaletas!

Rellenamos la base de galleta con la natilla, coronamos con los frutos secos y rociamos todo con sirope de ágave o melaza de caña de buena calidad. 

¡A disfrutar!


Yo llevé las mías anoche a una cena con amigos y fueron un triunfo. Todos me dijeron que estaban riquísimas, que tenía que venderlas a restaurantes y cafeterías, que lo mucho que sabían a almendras e incluso a mazapán... Comprobado; ¡están buenísimas, y son un precioso y sano postre para nuestros invitados o seres queridos!

¡Ya me cuentan qué les parece si las hacen!

¡Feliz fin de semana!


jueves, 9 de julio de 2015

Tortitas de plátano y avena... ¡tortitas más sanas y deliciosas!

¿Quién dijo que comer sano estaba reñido con una comida sabrosa? ¿Quién fue? ¿Quién?
¡Que levante la mano y salga de la sala!

Y ya no hablo de un primer o segundo plato, que quizás seas más sencillo conseguir sabores deliciosos. Hablo de hacer un postre sano, siendo 'postre' una palabra relacionada siempre a azúcares, grasas y harinas refinadas. Vamos... ¡una bomba para el cuerpo! (una bomba muy rica, no me voy a auto-engañar!)

Pues hay recetas que no nos harán sentir tan culpables a la hora de endulzar nuestro estómago. Recetas como la que les traigo hoy.


¿Desayunamos?

No olviden comprar los ingredientes para disfrutar de la primera comida del día este próximo domingo. Y si tienen niños, más divertido aún porque rellenarlos y decorarlos les va a encantar... ¡como a mi! (sigo siendo una niña...)


La avena es ya, gracias a los cielos, uno de los cereales más consumidos al aportar una enorme cantidad de nutrientes. Además es un cereal que sacia, lo que nos ayuda a perder peso.

Los plátanos, y mejor los de Canarias (aquí ya me sale el sentimiento patriótico), son una gran fuente de hidratos de carbono, lo que nos aportará energía brutal para afrontar el día. Además, es una fruta rica en potasio y minerales, fibra, sacia, protege la mucosa intestinal, antioxidante,... ¡qué más podemos pedir!

He añadido también a la receta semillas Chía y Requesón de cabra. Las semillas Chía, que se compran en cualquier tienda dietética/herbolario o supermercado de El Corte Inglés, son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos Omega 3 de origen vegetal. Y el Requesón de Cabra es una gran fuente de proteínas y calcio, mucho más que la leche. Es un queso con un porcentaje muuuy bajo en grasas y sodio (hipertensos), y un buen sustituto de la nata u otros quesos en algunos platos. Además, al ser de cabra, mucho más digestivo para nuestro estómago.


¿Ya les convencí? ¡Pues entonces vamos con la receta!

Tortitas de plátano y avena


Ingredientes: (4 tortitas)

- 6 cucharadas de copos de avena
- 2 plátanos de Canarias
- 2 huevos y una clara (preferiblemente huevos ecológicos)
- 1 cucharadita de canela
- La ralladura de un limón
- 1 cucharadita de semillas Chía
- Sirope de Ágave (o miel, melaza de caña...)
- 2 plátanos cortados en rodajas para rellenar
- Requesón de cabra (opcional)
- Nueces para decorar

Preparación:

Ponemos los copos de avena en un vaso de batidora con cuchillas o triturador, y trituramos hasta que se quede con textura de polvo. Luego añadimos los plátanos y trituramos con la avena hasta que quede una masa semi-espesa. Agregamos los huevos y la clara, la canela y la ralladura de 1 limón bien limpio, y terminamos de batir hasta que todo esté bien integrado. Ponemos la cucharadita de semillas Chía y removemos con una espátula.

Ponemos una sartén a fuego medio bajo. Si es antiadherente mejor que mejor, o una sartén que solo utilices para tortillas. Si es necesario, añadimos una gota de aceite y restregamos con una servilleta. Con la ayuda de un cucharón pasamos 1 porción de masa a la sartén y extendemos. Esperamos a que se haga bien por un lado para darle la vuelta. Yo me ayudé con una lengua de silicona para no destrozar mucho la tortita. Y así hacemos con cada porción de masa.

¡Ya tenemos las tortitas! Ahora a rellenarlas y cubrirlas al gusto. Como ven, yo las rellené de más plátano y requesón, y las regué con el sirope de ágave y unas nueces pacanas. Y como no... ¡mi bebida de arroz con un poco de canela!

¿Con qué las vas a rellenar tú? :-)


Espero que te haya gustado la receta y pronto la hagas porque, desde que las descubras, estoy segura de que la disfrutarás muy a menudo.

¡¡Besotes a tod@s y feliz fin de semana con muchas tortitas!!